Reducir textoaReducir texto

28/10/2020

Documento para la Atención Integral al Paciente Post-Covid

La SEP ha participado en un documento impulsado por SEDISA para determinar la organización y gestión del seguimiento clínico adecuado a las necesidades que presentan los pacientes que han superado la fase aguda de la infección por Covid-19.

 

SEDISA (Sociedad Española de Directivos de la Salud), con el apoyo de la Fundación AstraZeneca, ha impulsado el Documento para la Atención Integral al Paciente Post-Covid, en el que se determina la organización y gestión del seguimiento clínico adecuado a las necesidades que presentan los pacientes que han superado la fase aguda de la infección por Covid-19. En su elaboración han participado, junto a expertos en gestión pública, gestión sanitaria y Directivos de la Salud, representantes de un gran número de sociedades médico-científicas, entre las que se encuentra la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).

El Documento determina cuatro áreas clave y prioritarias: la clasificación de los pacientes para su seguimiento, la protocolización del seguimiento clínico de los pacientes post-COVID, el fortalecimiento de la coordinación asistencial (coordinación entre niveles asistenciales, entre especialidades en el ámbito hospitalario y con la esfera social) y el registro de información clínica. 

 

Clasificación de pacientes y seguimiento estandarizado

Los datos del análisis relativo a los 15.000 primeros pacientes del registro clínico SEMI-COVID-19, el mayor de España y uno de los más amplios del mundo, aunque sólo recoge datos de pacientes hospitalizados y que cuenta con datos clínicos de más de 17.000 pacientes hospitalizados con infección confirmada por SARS-CoV-2, arrojan un perfil de varón cercano a los 70 años y con presencia de comorbilidades, especialmente hipertensión, obesidad y dislipemia. Según dicho análisis, recogido en el Documento, la mayoría de los pacientes hospitalizados presentaba clínica respiratoria en el momento del ingreso y el 80% ingresó con neumonía. Los síntomas más frecuentes fueron fiebre (84,2%) y tos (73,5%). Asimismo, se apreciaron frecuentemente parámetros analíticos elevados de ferritina (73,5%), lactato deshidrogenasa (73,9%) y dímero D (63,8%), así como la linfopenia (52,8%).

La gran variedad de síntomas y perfiles de pacientes hace necesario la coordinación entre especialidades médicas y la necesidad de definir un modelo de clasificación de pacientes que atienda a criterios lo más objetivos posible, para reducir la variabilidad en la práctica clínica y conseguir la máxima equidad. Y en este punto es, asimismo, prioritaria la coordinación entre niveles asistenciales y las diferentes especialidades médicas.

 

Recomendaciones a medio-largo plazo

La situación ocasionada por el Covid-19 lleva a aportar recomendaciones más generales, necesarias en la actualidad y a medio-largo plazo. En este sentido, el documento finaliza precisamente con 10 recomendaciones globales, que reflejan el espíritu de este Documento y cuya implementación y desarrollo llevarán a la puesta en marcha de un modelo asistencial para la atención a los pacientes post-COVID que dé respuesta a las necesidades variables que presenta este colectivo, pero también a retos generales del propio modelo sanitario. Estas recomendaciones, por prioridad, según los expertos que han participado en la elaboración del Documento, son:

1- Diseñar los protocolos necesarios para que los pacientes que han superado la infección por COVID-19 tengan acceso a una atención multidisciplinar capaz de atender sus necesidades clínicas, así como prevenir posibles eventos posteriores derivados de la infección.

2- Desarrollar los mecanismos necesarios para asegurar la coordinación asistencial entre especialidades, entre niveles asistenciales y entre la esfera sanitaria y la social.

3- Poner en marcha las acciones adecuadas para asegurar la equidad y reducir la variabilidad asistencial en la atención y seguimiento clínico.

4- Establecer las medidas de refuerzo oportunas que permitan retomar la actividad ordinaria, clínica, quirúrgica y de prevención sanitaria.

5- Promover un modelo de atención al paciente post-COVID que tenga en cuenta su dimensión bio-psico-social junto con la clínica.

6- Implementar las herramientas necesarias para el desarrollo de la telemedicina, la teleconsulta y el uso de las tecnologías de la información.

7- Fomentar la formación e información veraz a la opinión pública para promover la responsabilidad individual y colectiva de la ciudadanía.

8- Disponer de sistemas de registro de información clínica estandarizados y compatibles entre sí que permitan una adecuada explotación de datos para el desarrollo de patrones predictivos de la evolución de la patología en determinados colectivos de pacientes.

9- Poner en marcha medidas de apoyo a los profesionales del sector salud en el plano emocional y laboral que les ayuden a afrontar otra posible crisis sanitaria.

10- Fortalecer los sistemas de información epidemiológica para que, llegado el caso, permitan contar con un sistema sanitario más preparado en futuras crisis de salud pública.

 

 

Enlace relacionado

Acceso al Documento para la Atención Integral al Paciente Post-Covid.

Inicio | Información | Noticias | Congresos | Premios | Nota Legal | Política de Cookies | Contacto

Ver RSS ©2009 SEP - Diseño y desarrollo: FMR Consultores