Reducir textoaReducir texto

25/09/2019

Presentación del XXII Congreso Nacional de Psiquiatría

La psiquiatría española subraya la necesidad de prevenir el suicidio y trasladar aún más los avances en investigación a la práctica clínica diaria.

 

La Psiquiatría española ha subrayado la necesidad de prevenir el suicidio y de trasladar, aún más, a la práctica clínica diaria los avances en investigación que se ya se están logrando en diferentes campos de la Psiquiatría. En concreto, ya es posible diagnosticar la esquizofrenia en sus primeras etapas, antes de que aparezcan todos los síntomas, pero existe un desajuste entre los avances en diagnóstico y su aplicación homogénea en el sistema sanitario.

Respecto a los avances en tratamientos, se están trasladando ya a la práctica clínica diaria y permiten disminuir la mortalidad en esquizofrenia, mejorar la expectativa de vida y la prevención en recaídas.

Este escenario ha sido descrito durante la rueda de prensa de presentación del XXII Congreso Nacional de Psiquiatría de Bilbao por: la presidenta del Comité Organizador Local y Científico, la Dra. Ana González-Pinto, presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica y jefe de Servicio de Investigación de Psiquiatría de Osakidetza; el Dr. Iñaki Eguiluz, jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Cruces y vicepresidente del Comité Organizador Local; y el Dr. Miquel Bernardo, catedrático en Psiquiatría de la Universidad de Barcelona y fundador de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clinic.

 

Más recursos en investigación

En primer lugar, el Dr. Miquel Bernardo, ha destacado que “hay un decalaje entre la toma de decisiones y la evidencia científica que existe en la investigación y cómo esto se aplica en las prácticas concretas diarias. Los resultados de la investigaciones que están contrastados se implementan de forma bastante tardía y, por ello, este congreso intenta que estos avances lleguen a los pacientes”.

“Cuesta que se implementen los avances e innovaciones que vienen de la investigación en las prácticas clínicas y se consiga el respaldo de las autoridades sanitarias para dotarlo de la financiación adecuada. Mejorar las prácticas asistenciales requiere recursos. El dinero que se invierte en Sanidad es un dinero beneficioso y necesario para que se apoyen, aún más, las prácticas clínicas y los avances que se están consiguiendo, tanto en el diagnóstico de los primeros episodios psicóticos como en la esquizofrenia”, ha subrayado.

En este contexto, el Dr. Bernardo ha afirmado que en Estados Unidos “se ha demostrado que por cada dólar que invierten en el tratamiento precoz se ahorran 18 dólares de tratamientos paliativos. Invertir temprano es invertir mejor porque si inviertes tarde al final gastas más. La implementación en innovaciones en trastorno mental grave, en concreto en los primeros episodios psicóticos, ha sido considerado una prioridad nacional en estos cinco últimos años”.

“Sabemos que se puede actuar en prevención primaria en el campo de la enfermedad mental grave, como la esquizofrenia. Podemos conocer su diagnóstico antes de que aparezcan todos los síntomas. Y esto nos permite evitar que se lleven a cabo gastos innecesarios y, sobre todo, de sufrimiento personal a los pacientes. Es beneficioso, no solo desde criterios económicos, sino también asistenciales”, ha destacado.

 

Sobre los tratamientos en esquizofrenia

Por su parte, el Dr. Iñaki Eguiluz ha subrayado que en relación a los tratamientos salud mental, y en el caso concreto de la esquizofrenia, “hasta hace unos años no se estaba prestando la atención necesaria a la calidad de vida y a la salud física de los pacientes y ahora sí”. “Hay una clara mejoraría en los tratamientos. Producen muchos menos efectos secundarios y se toleran mejor que los anteriores; tienen menos efectos secundarios, se pueden consumir más, haciendo que la adherencia terapéutica sea mejor", ha destacado el especialista.

“En este contexto, estas personas tienen mejor expectativa de vida y se previenen mejor las recaídas. Gracias a ello se asegura el cumplimiento terapéutico”, ha señalado el Dr. Iñaki Eguiluz.

Además, Eguiluz ha subrayado que “desde la década de los 80 y coincidiendo con la incorporación de la unidades de agudos a los hospitales generales, se ha ido imponiendo progresivamente el abordaje de los enfermos con patología mental desde una perspectiva integradora, abordando  la patología en su conjunto. Patologías como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, complicaciones de las conductas adictivas y respiratorias, son significativamente más frecuentes en el espectro de la esquizofrenia que en la población general, viéndose afectada la expectativa de vida en más de 10 años”.

“Con la llegada de los antipsicóticos de nueva generación se han ido controlando los procesos asociados, tanto en el control de los síntomas como en la calidad de vida de estos pacientes, lo que unido a una reducción significativa de los efectos secundarios, tiene una repercusión directa en el cumplimiento terapéutico y, consecuentemente, en la prevención de recaídas. Esta situación igualmente ha mejorado con los antipsicóticos intramusculares de larga duración al poder monitorizarse el cumplimiento, base en la prevención de las recaídas”, ha descrito el especialista.

 

Suicidio

Por su parte, la Dra. Ana González-Pinto ha señalado que en el Plan de acción sobre salud mental 2013-2020, los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10% para 2020. "No se va conseguir; es un dato que se mantiene estable y se necesitan cambiar las estrategias actuales para mejorar la prevención y bajar estas cifras”.

De esta forma, la especialista ha señalado que el suicidio “se puede prevenir y que es necesario analizar y coordinar bien los programas de salud mental, pero no solo eso, ya que se ha constatado que muchas personas que se suicidan no acuden a tratamiento”.

“Las estrategias de prevención tienen que involucrar a toda la sociedad, no solo a la Psiquiatría, sino también a Medicina General, Urgencias, Policía, Bomberos… es decir, a todas aquellas personas y profesionales que pueden detectar riesgos”, ha señalado.

Por último, la Dra. González-Pinto ha subrayado que “muchas personas tienen ideación suicida y no tienen fuerza para salir de casa, pero sí para comunicarse por telemedicina con un equipo sanitario, que le facilitaría una intervención”.

 

Enlace relacionado

XXII Congreso Nacional de Psiquiatría.

Inicio | Información | Noticias | Congresos | Premios | Nota Legal | Política de Cookies | Contacto

Ver RSS ©2009 SEP - Diseño y desarrollo: FMR Consultores